Eventos

Escultismo

flordelis

Escultismo en Argentina

A principios de siglo las personas influyentes que pertenecían a la aristocracia porteña, estaban vinculadas a lo educativo o cívico del país. Además en la línea sur de los ferrocarriles del Gran Buenos Aires (Banfield, Claypole, Temperley, etc.) trabajaban algunos ingenieros británicos (cuyos hijos ingresaron a los Grupos Scouts) los cuales habían conocido el Movimiento Scout antes de venir al país, o habían tenido acceso al famoso libro de Baden-Powell que dio origen a los Scouts en Inglaterra “Scouting for Boys” (Escultismo para muchachos). Estos inmigrantes fueron los que propiciaron la creación de Grupos Scouts en los colegios británicos de la época, aunque inmediatamente se fueron abriendo Grupos en los criollos y nacionales. También la colonia francesa fue haciendo sus aportes en este proceso.Alrededor de 1909 se advirtieron las primeras demostraciones Scouts en pequeños campamentos realizados en Morón, Gándara, Claypole, etc., pero siempre como actividad de compañías. En ese año arribó a Buenos Aires el Mayor General del ejercito británico Robert S. Baden Powell, quien llegaría a ser el mundialmente célebre jefe del Scoutismo mundial. Su sorpresa fue grande cuando advirtió que su obra ya era conocida en el país y el Scoutismo estaba puesto en práctica: la patrulla de la primera compañía de Lomas de Zamora (precursora de la actual agrupación “General Lavalle” de Banfield) saludó al ilustre visitante.

Al mismo tiempo el señor Rusell Cristian, de la Asociación Cristiana de Jóvenes invitó a B. P. a dar una conferencia. El mismo Cristian relató así la entrevista: Mi primer contacto con el “Scouter” fue muy personal Digo “muy personal” porque fue con el mismo creador de la idea, Sir Rober Baden-Powell en persona. Dicho personaje, célebre por su notable defensa de Mafeking durante los 217 días que duró el sitio al que lo sometieran las fuerzas Boers en la guerra anglo-boer (1899/1902), se hallaba en Buenos Aires de paso a una visita a Chile, alojándose en el Jockey club en calidad de huésped de honor. Esto sucedió en los primeros días del mes de abril de 1909,época en la cual yo ocupaba el cargo de secretario de la Asociación Cristiana de Jóvenes de Buenos Aires, que tenía su local en la calle Moreno 452.

En conocimiento del paso por nuestra ciudad de tan ilustre figura, el secretario Fundador de la asociación nombrada me encargó que le visitara y le entregara una carta invitándole a pronunciar una conferencia pública sobre su “hobby predilecto” –como él lo llamara– el 8 de abril, en el salón de actos de la institución de referencia. Su respuesta fue inmediata: “¡ Con el mayor gusto!”. Como consecuencia de la conferencia pronunciada por B. P. en la Y.M.C.A. se formó una comisión organizadora del Scoutismo constituida por las siguientes personas: presidente: J. M. Drysdale; vice: R.F. Burney Wall; M. S. Fairlie, secretario; J. Wilson, tesorero. Vocales: Arturo Penny y C. C. Kennard.

Luego de familiarizarse con las doctrinas de B. P., Rusell Cristian dijo:

“Entré en contacto con los expertos en programas educativos de la Y. M. C. A. Internacional entre los cuales se encontraba J. L. Alexander quien se había convertido en propulsor de las ideas de B. P. y luego sería el primer Secretario – General de los Boy Scouts de América. Estuve en el primer contingente de Maestros Scouts formado por Alexander. Terminados mis estudios teórico – prácticos de “Muchachologia” regresé a la Argentina. El Sr. Monteith Drysdale me invitó a incorporarme a la comisión organizadora en calidad de Jefe Scout. Decliné‚ la invitación aduciendo que dicho cargo debiera recaer en algún argentino de destacada actuación, pero al mismo tiempo ofrecí desempeñar el cargo de Comisionado, el cual me permitiera dedicarme a la organización y orientación del Movimiento. Aceptado mi ofrecimiento, puse manos a la obra como Comisionado, y el 8 de diciembre (1910) realicé‚ mi primera actividad que fue un torneo Scout en el cual participaron la totalidad de las dos Compañías existentes en la fecha; es decir la de Lomas de Zamora y la del Colegio Escocés. En el mismo mes el M. S. Fairlie organizó y dirigió un campamento para las dos compañías, a la cual asistí como ayudante. En el primer semestre de 1911, organice la 2a. Cía. Barracas. con alumnos de la Academia “San Andrés”, cuya sede era la Sucursal Boca – Barracas de la Y. M. C. A., sita en Montes de Oca 958. Un mes después fundé la 1ª Cía. Villa Devoto en el “English High School Cía. General Arenales”.

En septiembre de 1911, Arturo Penny me presentó al Dr. Francisco P. Moreno, a la sazón presidente del Consejo Escolar V, quien deseaba introducir el Scoutismo en la Escuela No 6 dependiente de ese Consejo y ubicado en la calle Santa María en un barrio pobrísimo de Barracas. A pedido de Moreno y con su ayuda material, a los dos meses la 3a. Cía. Barracas ya estaba funcionando. La idea de crear una Asociación Nacional recién surgió a principios del año 1912. Para ello preparé el estatuto correspondiente, el cual entró en vigor el 5 de julio del mismo año al constituirse la Asociación Nacional de Boy Scouts Argentinos bajo la presidencia de Francisco P. Moreno, cuya comisión organizadora lo aprobó. En 1911, gracias al esfuerzo y contribución personal del Ing. Arturo Young, quien figura en el cuadro de fundadores, se publica la revista EL SCOUT ARGENTINO. En 1912, la mecha está encendida, cunde el entusiasmo, nacen la 1a y 2a. Compañía de Barracas, Villa Devoto, Palermo, Belgrano, Caballito, Flores y el centro (Compañía Estrada), es decir casi todas las barriadas comienzan a interesarse por el Scoutismo. Así aparecen grupos de “boy Scouts”, de “Vanguardia de la Patria”, de “Exploradores Argentinos”, más los grupos que patrocinan colectividades extranjeras. El movimiento está en marcha, pero falta dirección, es necesario que todos trabajen en común.

Existía en Buenos Aires una Asociación Patriótica integrada por lo más representativo de la ciudad con la misión de mantener el respeto por las tradiciones y los símbolos nacionales y prestar ayuda a entidades de bien público, que era presidida por el Dr. Francisco P. Moreno.

El Perito Moreno se interesa por el Scoutismo, comprende que es una necesidad inmediata y con sus amigos resuelve prohijar el movimiento. Es así como el 4 de julio de 1912 se produce la asamblea constitutiva de la ASOCIACIÓN DE BOY SCOUTS ARGENTINOS, cuyos miembros con el correr de los años fueron declarados “fundadores del Scoutismo en Argentina”. Transcurridos dos años en la preparación de directivas, reglamentos, estatutos; propaganda, etc. asume la presidencia de la institución el Tte. General Pablo Ricchieri.

En los primeros instantes don Federico Panny en Lomas de Zamora, Russell Christian, Claudio Lagos, Lagos en Barracas, son los pioneros del Scoutismo. Les siguen Corbisier, Logan, Bosnio y poco mas tarde la nueva hornada que honra al movimiento por su meritorio trabajo. En 1916 los scouts argentinos rindieron homenaje a los gestores de nuestra libertad, organizando una excursión a la ciudad de Tucumán, donde depositaron una placa que aún existe en la Casa Histórica y que dice: Los Boy scouts Argentinos, homenaje en el primer centenario 1816-1916. Los maestros scouts se denominaban “Capitanes” y muchos de ellos en la época de la organización nacional, lo fueron por auto determinación. La Junta Ejecutiva Nacional estimó necesario estudiar cada certificado de cargo, para que cada Jefe fuere una garantía para la Asociación. En el año 1917 el Presidente de la Nación, el Dr. Hipólito Yrigoyen firma el Decreto que declara a la Asociación Nacional de Boy Scouts Argentinos, como “Institución Nacional”, del cual se desprendía que las fuerzas vivas de la comunidad “profesorado, la marina y el ejército debían colaborar con dicha institución. Postal autografiada y enviada por Ángel Braceras Haedo, a fines de 1917, la misma tiene como objeto su retrato. Durante este año (1917) se constituyen en la Capital Federal 5 asociaciones locales y 14 compañías. En el interior llegan a crearse 25 Asociaciones y 42 compañías. Se lleva a cabo en la Escuela de Caballería de El Palomar el primer torneo scout con una participación de más de 300 scouts, competencia que terminó en la Sociedad Rural.

Tuvo lugar en este año una verdadera proeza realizada por un esforzado grupo de scouts mendocinos y porteños. El contingente partió de Mendoza el 25 de enero, siguiendo a pie la misma ruta que realizó el Ejército de los Andes, realizando diversas etapas, debiendo afrontar una serie de temporales. El 12 de febrero, coincidiendo con el centenario de la batalla de Chabacano, los scouts llegaron al lugar en que se desarrolló la misma y pudieron tributar el sencillo homenaje que tantos esfuerzos les había demandado. Durante el día se realizaron muy diversos actos rememorativos en el campo de Batalla, incluso un simulacro de la misma, en la que participaron 800 jinetes ante miles de personas.

La Junta Ejecutiva Nacional se pone en contacto con todas las organizaciones que con distintos nombres como ser “Exploradores Argentinos”, “Exploradores de Don Bosco”, “Vanguardias de la Patria”, Scouts franceses, españoles, alemanes, dicen practicar Scoutismo, invitándoles a incorporarse a la Asociación de “Boy Scouts”, transformada en “Nacional” por el citado Decreto, a vestir uniforme reglamentario y ajustarse a su plan de trabajo. Durante largos meses se llevan a cabo tramitaciones, ya que cada grupo quiere conservarse independiente, escuchándose las más variadas excusas. Podría citarse una que ahora parecerá una enormidad, pero que medio siglo atrás no causaba asombro: “los campamentos de muchachos son una inmoralidad” La Junta Ejecutiva Nacional planeó en enero de 1918 un campamento, en Quilmes, con el propósito de unificar sistemas de enseñanza, estrechar vínculos y adiestrar a los scouts. Participaron 120 scouts de la Capital y zonas vecinas y el campamento tuvo como Director al Dr. Frank L..Soler quien permaneció los 10 días acampando. El Inspector Nacional Ingeniero Luis A. Huergo, visitaba diariamente el campamento.

“El primer scout argentino que participa en un Jamboree es Ernesto Tornquist, scout de la Compañía ‘Coronel Benito Meana’ (fundada en 1918 y que aún existe en Recoleta). Ernesto se fue solito al Jamboree de 1920 y fue el único argentino que participó. Luego, ya adulto, llegó a presidir la INSA, participando en cuanto evento scout internacional se hiciese, hasta su muerte. El año 1919 marca dos pérdidas valiosas para el movimiento. En efecto el 5 de agosto de 1919 fallece el Presidente de la Asociación General Ramón Ruiz asumiendo la presidencia don Tomás Santa Colama. Poco después, debemos lamentar la desaparición del Dr. Francisco P. Moreno, cuyo sepelio dio lugar a una sentida manifestación de pesar, asistiendo todas les agrupaciones al acto de inhumación.

Hacia 1920 existía marcada disposición por el adiestramiento técnico de los scouts: cada compañía se preparaba intensamente para intervenir en el torneo realizado en dos etapas en El Palomar y en la Sociedad Rural, en el que se valorizaba el grado de preparación. Las pruebas eran variadas: alce de hombero, amarrar el bote, salvataje del asfixiado, del ahogado, primeros auxilios, Morse y semáforo, gimnasia, cocina, natación, etc.

En 1921 se percibía un gran entusiasmo en el escultismo a raíz del eficiente funcionamiento de las agrupaciones, que cumplían bien el programa de adiestramiento en todo el país. En 1922 la Asociación Nacional de Boys Scout Argentinos ingresa a la Oficina Internacional de los Boys Scouts, la cual se fundó el 11 de octubre de 1920 y tenía sede en Londres. Este ingreso es significativo dado que a partir de allí comienza a participar de las Conferencias Scouts Mundiales, siendo reconocida como miembro de lo que más tarde sería la OMMS (Organización Mundial del Movimiento Scout). Así continua creciendo el Movimiento Scout en Argentina y el 20 de mayo de 1922 se realiza el primer Congreso Nacional Scout en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

En 1923 fallece el presidente de la Institución, don Tomás Santa Coloma, ciudadano muy estimado lo que provocó un gran pesar en el scultismo. La revista “El Scout” señaló: “Hombre de trabajo y de progreso, actuó en la política desde niño animado del desinterés más absoluto”… Otro hito importante es el primer viaje al exterior de una delegación Argentina, el cual fue en 1924 para participar de la Conferencia Scout Mundial y del Campamento Scout Mundial (Jamboree) en Dinamarca. En esos años se empieza a generar otra vertiente del Movimiento Scout en Argentina, la cual se desarrolla en parroquias y colegios católicos con el auspicio de la Iglesia. En 1929 en Gerli en una capilla católica de la Compañía de San Pablo (hoy es la parroquia San José de los Obreros) el Ingeniero Armando Fischer abre un Grupo Scout que dura hasta fines de 1930. Pero no se desalienta y el 7 de diciembre de 1933 con 12 chicos abre el Grupo Scout “Cardenal Ferrari” en la calle Belgrano 2600 de Capital junto a Julia Hechart, José María Supino, Alfonso Rafaelli y el padre José Guerini. Al poco tiempo regresan al lugar original en Gerli Hasta aquí tenemos los primeros antecedentes de fundaciones de grupos católicos que llevaron a la formación de lo que conocimos como USCA. Paralelamente el Padre Julio Meinvielle junta en su parroquia a algunos muchachos del barrio y empieza a organizar campamentos, ejemplo que es seguido por otros sacerdotes de parroquias católicas.

Paralelamente el Padre Julio Meinvielle junta en su parroquia a algunos muchachos del barrio y empieza a organizar campamentos, ejemplo que es seguido por otros sacerdotes de parroquias católicas. Estos esfuerzos aislados recién toman cuerpo el 7 de abril de 1937 cuando el Cardenal Copello, que era el obispo primado de la Argentina, reconoce la creación de la “Unión Scouts Católicos Argentinos”, siendo su Presidente: el General Exequiel Pereyra; los vicepresidentes: el Contra-almirante Osvaldo Repetto y el Dr. Ernesto Padilla (h); Secretario: el padre Julio Meinvielle y pro-secretario: el Dr. Alfonso Rafaelli. En el desarrollo de los Grupos Scouts católicos fue determinante el apoyo de la Iglesia, logrando en el primer año de vida que funcionaran 40 Grupos Scouts en la Capital y que comenzaran a interesarse en las parroquias de las demás provincias. Año tras año, el creciente número de scouts católicos celebra la “Semana Scout” en el mes de Septiembre en la Plaza Colón y en la Rural para difundir las destrezas que aprendían en sus Grupos. El 6 de agosto de 1939 se fija como el “Día del Guía de Patrulla”, fecha que se recuerda hasta nuestros días y que busca rescatar la importancia del liderazgo de los jóvenes, recordando que el Movimiento Scout es un movimiento de jóvenes donde ellos son los protagonistas de la propuesta.

En el año 1945 diferentes dirigentes nacionales del continente americano se encontraban preocupados por la capacitación que recibían y porque toda la literatura que se editaba era solamente en inglés, lo que hacia que las asociaciones nacionales vivieran en el aislamiento, también en esa época se podía observar que existía una tergiversación de los principios fundamentales y hasta la practica de un seudo-Scoutismo. Inspirados en la Resolución L de la Conferencia Interamericana para la Consolidación de la Paz, reunida en Buenos Aires en 1936, se perfila y funda en 1946 en Bogotá, Colombia el Consejo Interamericano de Escultismo (CIE) y su esquema de Conferencias Regionales. Esto no es un dato menor por dos motivos: (1º) que dirigentes argentinos de aquel entonces participaron en su fundación. (2º) que la Región Scout Interamericana fue la primera en organizarse en el mundo, dando así un puntapié muy fuerte en la organización y reestructuración del Movimiento Scout, tal como lo reconocería la Conferencia Mundial del año siguiente. Gracias al apoyo de los Scouts de Estados Unidos (BSA) se pudo nombrar en noviembre de 1947 a Salvador Fernández Beltrán como Comisionado Viajero de la Oficina Mundial para Latinoamérica, primer ejecutivo scout profesional cuyo centro de operaciones estuvo primero en México y luego en Cuba, su propio país. Con Salvador Fernández trabajaron años más tarde prestigiosos dirigentes argentinos como Alberto Lassus, Dowell y Berty Barcena (todos aún hoy viven y son miembros de Scouts de Argentina).

En el año 1947 tres Dirigentes Scouts (Alberto Lassus, Francisco Dowell y Arturo Dovel) de Argentina participan en el Jamboree de la Paz en Francia, el primer campamento mundial scout después de la 2° Guerra Mundial. Luego dos de ellos se marchan a Londres para tomar su capacitación como dirigentes y obtener la “Insignia de madera” y el otro se queda en París para hacer lo mismo. Según diversos registros de la Organización Mundial del Movimiento Scout, en la Argentina había un poco más de 50.000 scouts registrados en la década de 1950. Por 1951 el Movimiento Scout de Argentina amplía su propuesta, extendiendo su oferta a los niños de 7 a 10 años, llamados “Lobatos” siendo una de sus fundadoras Berty Barcena.

En 1952 se realiza en primer curso de capacitación para obtener la “Insignia de Madera” con el mismo esquema que se realizaba en el Campo de Capacitación de Gilwell Park (Inglaterra), dictado con por las personas que fueron al Jamboree de 1947 y con el apoyo del Comisionado Ejecutivo Viajero para Latinoamérica, Salvador Fernández. En los países comunistas, mayormente los de la ex-URSS, no podía tener actividad oficial el Movimiento Scout. Fue así que en la INSA, a finales de los años 70, existía un Comisionado Nacional de Colectividades Extranjeras, ya que era la forma de que personas extranjeras, provenientes de estos países, que adherían y practicaban Scoutismo tuvieran la oportunidad de hacer viviéndolo en comunidad, en su comunidad. Tal es el caso de los Scouts Armenios, los cuales hoy forman parte de Scouts de Argentina, también ha habido grupos de scouts rusos blancos (los rusos provenientes de Europa), también ha habido Húngaros, Polacos, también existe una Comunidad Guía Polaca, la cual mantiene relaciones oficiales con la AGA (En los últimos años el Movimiento ha crecido en los países de Europa del Este y la Organización Mundial del Movimiento Scout ha establecido una nueva Oficina Regional, en Bielorrusia, creada en 1996-1997, con el objeto de colaborar al desarrollo del Movimiento). Ambas Instituciones Scout, USCA como INSA, trabajaron paralelamente en la formación de la juventud, recién en los años setenta se muestran los primeros indicios de una probable unificación entre ambos, se realizaron varios eventos en conjunto en diferentes zonas del país

En 1976, año en que se inicia la dictadura militar, por una resolución oficial en INSA, se elimina la Rama Rovers. Esta situación hace que deban disolverse los pocos clanes que existían (por ejemplo: el que estaba funcionando en la misma sede de la asociación – o que pasaran a la ‘clandestinidad’). A pesar de esta prohibición, a principios de los ’80 se forma una ‘Comisión por la Reactivación de la Rama Rovers’, formada por ‘inexistentes Rovers’, que van buscando con lupa a los clanes que existieran escondidos de las autoridades de INSA. Se logra ‘descubrir’ que existen por lo menos 5 clanes que trabajaban en Capital y Gran Bs. As. Y quizás alguno más en el interior. las actividades compartidas entre USCA y INSA se vieron mayormente durante la década del 70, siguieron durante los años 80. Recién en los 90 el proceso de unificación se mostró como una meta a realizar, el 1° de diciembre de 1996, luego de varios años de trabajo en conjunto, nace una sola asociación que reúne a todos los “SCOUTS DE ARGENTINA”.

Los Scouts de Argentina son hoy 45.000 niños, jóvenes y adultos distribuidos en 800 Grupos Scouts en todas las provincias de nuestro país. Fundación de la “Asociación de los Boys Scouts Argentinos” “sesión del día 4 de julio de 1912”

En la ciudad de buenos aires, a cuatro días del mes de julio de mil novecientos doce, los suscriptos, argentinos y extranjeros, reunidos en la casa del Dr. francisco P. Moreno, calle caseros N° 2841, penetrados de la convivencia de promover en la vida y civilización Argentina, fundación y mantenimiento de una “institución” análoga de sus fines a las que organizara en Londres el ilustre general baden-Powell, bajo la denominación de “boys scouts” y cuya idea a tenido la mas entusiasta acogida en Inglaterra, en muchas naciones de Europa y América, de parte de los niños y de los educadores, y después de un cambio de ideas sobre su importancia educativa, como medio de estimular en la vida de los niños y juventud de la republica el gusto por las excursiones al aire libre, las observaciones de la naturaleza, el culto del honor, de la lealtad y de la honradez, del dominio y respeto de si mismo y de los demás, el amor al prójimo, a la familia, a la patria y la humanidad resuelven:
Primero: de acuerdo con el plan de la Asociación de la obra de la patria y aunando estos esfuerzos, a trabajos anteriores constituirse en Comisión Organizadora del movimiento en el país.
Segundo: la institución se denominara: “La Asociación de boys Scouts Argentinos”.
Tercero: designar a los señores Dr francisco P. Moreno: presidente; General Rosendo Fraga: vice-presidente; Montheit Drysdale: tesorero; Dr. Modesto Quiroga: secretario; General Angel P. Allaria, Jose Juan Biedma, Juan Canter, Dr. Manuel J. Corvalan, General Luis Dellepiane, Ricardo Dowdall, Clemente Onelli, General Pablo Richieri, Tomas Santa Coloma, Carlos P. Ripamonti, Coronel Martin Rodriguez, Dr. Frank Soler, Carlos Thays, Ing. Arturo Young: vocales y comisionado nacional: Russel D. Christian, para que constituyan el directorio organizador provisorio. (a continuacion estaban las firmas de los presentes)

One Response to Escultismo

  1. Pehumayen dice:

    Somos un grupo scout de córdoba de pocos recursos económicos que tenemos un gran sueño que es conocer Buenos Aires. me gustaría saber si pueden orientarnos a donde podríamos acantonar son 2 noches el 7 y 8 de diciembre. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *