Eventos

Historia de una buena acción

by • 28 mayo, 2015 • PrincipalComments (0)1062

Buena Acción

Esta historia, es un buen ejemplo del hecho que no importa el tamaño o el lugar de la Buena Acción sino el espíritu con que fue hecha.

Era el final del otoño de 1909. Durante el día, la ciudad de Londres había estado sumergida como en una sopa de guisantes, con una niebla espesa que prácticamente había detenido todo el tráfico, todos los negocios de la capital británica.

Un publicista norteamericano, el Sr. Boyce, de la ciudad de Chicago, tenía dificultades para encontrar una dirección en el centro de la ciudad. Se había detenido bajo una de las lámparas de la calle para orientarse mejor, cuando de repente apareció un muchacho entre la niebla.

‐ ¿Puedo ayudarlo señor? ‐ preguntó el muchacho.
‐ Ya lo creo que sí ‐ dijo el señor Boyce.
‐ Quisiera que me indicaras cómo llegar a esta dirección…
‐ Yo lo llevaré ahí señor ‐, dijo el muchacho, y se encaminó en la dirección deseada por el Sr. Boyce.   Cuando llegaron al lugar, el señor Boyce buscó en sus bolsillos algunas monedas para dárselas de propina, pero antes de que tuviere la oportunidad de ofrecerlas al muchacho éste le dijo:   ‐ No señor, muchas gracias, soy Scout, y un Scout no acepta nada por ayudar a alguien”.
‐ ¿Un Scout? ¡Y qué es eso? ‐, preguntó Boyce.
‐ ¡No ha oído hablar de los Boy Scouts de Baden‐Powell? ‐ El señor Boyce no había oído de ello. ‐  Cuéntame de ellos ‐ dijo.

Así es que el muchacho le platicó al norteamericano acerca de él y sus hermanos Scouts.
El Sr. Boyce quedó muy interesado y después de terminar sus negocios, le pidió al muchacho que lo llevara a las oficinas de los Boy Scouts británicos.

Ahí desapareció el muchacho.

En la oficina, el señor Boyce conoció a Baden‐Powell, el famoso general inglés que había fundado el Movimiento Scout hacía dos años.

Boyce quedó tan impresionado con lo que Baden‐Powell le dijo acerca del Escultismo que decidió llevarlo a su país cuando regresó de Inglaterra.

¿Qué pasó con el muchacho que ayudó a Boyce?   Nadie lo sabe. Nadie volvió a oír de él. Sin embargo nunca se le olvidó. Los Scouts de EE. UU. regalaron al Centro Internacional de Adiestramiento, el Parque de Gilwell, en Inglaterra, una hermosa estatua de un búfalo americano, con una simple inscripción que dice:

“Al Scout desconocido quien en su lealtad al diario cumplimiento de la Buena Acción, hizo posible traer el Movimiento Scout a los Estados Unidos de América”.

Una buena acción a un hombre, se transformó en una Buena Acción a millones de muchachos.
Tal es la fuerza de la Buena Acción.
Como verán, algo que a simple vista parecía una cosa pequeña terminó siendo el eje del inicio del Escultismo en Estados Unidos.

Ustedes me preguntarán, ¿porqué el 5 de septiembre? Yo también tengo esa inquietud.

A continuación les dejo un texto que es lo que más se acerca a una explicación:

Día Nacional del Scout: Por qué?

Un primero de septiembre, pero de 1928, se celebraba el primer ‘Día del Scout Argentino’. Las estaciones de ‘broadcasting’ (radio) transmitieron un mensaje alusivo, del Presidente de los ‘Boy Scouts Argentinos’, General Severo Toranzo. En el mismo daba una breve reseña del origen del Scoutismo, su objetivo, principios fundamentales, fin educativo, etc. También decía:

“…lejos estamos del militarismo de que a veces se oye tachar al scoutismo por personas que no se han tomado el trabajo de estudiar sus principios ni de seguir sus prácticas.”

Además informaba: ‘Actualmente la Institución cuenta con ciento cincuenta compañías (Grupos) y un total de 20.000 niños en toda la República. ‘

En la actualidad, ¿Por qué el 5 de septiembre?   Esta fecha se festeja hace décadas, solo en Argentina, como signo de nuestro servicio y compromiso con la Patria.

Originalmente la fecha designada por el Directorio de la Asociación de Boy Scouts Argentinos (INSA) fue el 1 de septiembre de 1928, pero según indicios históricos al estar ocupada esa fecha por otro evento, el Ministerio de Educación la ubicó el 5 de septiembre y fue difundida por el Calendario Escolar en la década de 1940, cuando en los s manuales de la primaria estaban los tres servidores públicos: BOMBEROS, POLICIA Y SCOUTS.

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *